Intervención, del grupo especial de localización y rescate en Perú

PERU QUAKE 13El pasado día 15 de agosto un temblor de tierra de 7.9 grados en la escala de Richter sacudió la tierra en el sur de Perú, ocasionando devastación, dolor y muerte en diferentes poblaciones del país andino.

El pasado día 15 de agosto un temblor de tierra de 7.9 grados en la escala de Richter sacudió la tierra en el sur de Perú, ocasionando devastación, dolor y muerte en diferentes poblaciones del país andino. Como en otras ocasiones similares, tras conocer el suceso, la ONGD Intervención, Ayuda y Emergencias (IAE en adelante) comienza a realizar gestiones informativas a fin de determinar la idoneidad de una intervención por parte del Grupo Especial de Localización y Rescate. Una vez tomada la decisión por parte de los responsables de la ONGD IAE de acudir en ayuda de los damnificados peruanos dan comienzo una nueva serie de gestiones y preparativos que culminarán con la salida del Grupo Especial de Localización y Rescate hacia Perú. Una vez realizados los trámites con la embajada peruana, y ya en posesión de los pasajes de avión hacia la zona afectada, los 10 voluntarios de la ONGD IAE se desplazan a Madrid a fin de tomar el avión que los llevará al país sudamericano. Así en la tarde del día 16 de agosto, 10 especialistas en salvamento y desescombro junto con 4 perros adiestrados en la localización de supervivientes atrapados bajo escombro y 700 kilos de material de intervención parten desde el aeropuerto internacional de Madrid-Barajas rumbo a Lima, llegando a la capital peruana la mañana del día 17 de agosto. Ya en Perú, y puestos en contacto con la Oficina Técnica de la AECI en el país y las autoridades locales encargadas de la coordinación de la situación de emergencia, el grupo es trasladado urgentemente a la ciudad de Pisco, una de las más afectadas por el seísmo, asolada en el 80% de su totalidad, iniciando inmediatamente las tareas de localización de supervivientes a las órdenes del mando de bomberos peruanos de la zona. De esta forma el grupo de voluntarios españoles formado por especialistas en localización, salvamento y desescombro y personal sanitario comienza a trabajar ininterrumpidamente con la finalidad de localizar y rescatar supervivientes atrapados bajo las ruinas de la ciudad. Debido al tipo de material empleado en la construcción de las viviendas, ésta tarea resulta infructuosa, ya que las construcciones de adobe, material predominante en la zona afectada, ofrecen pocas esperanzas de vida, ocasionando la muerte por asfixia de la mayoría de los atrapados en las primeras horas tras el temblor de tierra. Una vez constatada la no existencia de supervivientes, los miembros de Intervención, Ayuda y Emergencias dedican su esfuerzo a la recuperación de cadáveres, principalmente en la Iglesia de San Clemente, donde aún permanecen sepultados la mayoría de los cuerpos sin vida, durante los días siguientes y hasta que el día 19, las autoridades locales deciden dar por finalizadas las tareas de rescate, los 10 voluntarios desplazados realizan rescates de cadáveres en la Iglesia de San Clemente, Hotel Embassy y barrios periféricos de la ciudad de Pisco, coordinados en todo momento por los bomberos peruanos y trabajando en estrecha colaboración con ellos. Así después de trabajar ininterrumpidamente hasta la tarde del día 19 de agosto, el Grupo Especial de Localización y Rescate inicia las gestiones para regresar de nuevo a España, una vez concluida la misión; teniendo lugar la vuelta a nuestro país la tarde del día 20 de agosto. Tras el viaje, queda la sensación de pena por no haber podido realizar ningún rescate de personas con vida, pero queda la satisfacción de haber realizado un buen trabajo, contribuyendo con la recuperación de cadáveres a evitar accidentes provocados por los familiares que deseosos de recuperar los cuerpos de sus seres queridos ponen en riesgo sus propias vidas, también se nos queda un buen sabor de boca debido a la estrecha colaboración con la que se ha trabajado junto a los bomberos peruanos, y por las muestras de agradecimiento recibidas por parte de las autoridades civiles y militares, y así como por la población civil que en todo momento manifestó su deseo de gratitud y espíritu de colaboración para con los integrantes del Grupo Especial de Localización y Rescate desplazado al país andino.